¿la caña la prefiere al pimentón o a la miel?

¿la caña la prefiere al pimentón o a la miel?

Normalmente, al pedir una cerveza nos limitamos a eso, a pedirla así: cerveza. Lo más que llegamos es a especificar entre caña o botellín.
Bueno, pues ya es hora de cambiar, o al menos eso piensan los empresarios de Cervecera Artesana del Oeste, una firma joven establecida en Plasencia y cuya marca ya es toda una declaración de intenciones: Bomberg, en honor a Bárbara Blomberg, mujer de gran belleza y espíritu libre (lo que le generó no pocos problemas en su época) que se convirtió no solo en amante del emperador Carlos V, sino también, por su inteligencia y cultura, en guía del hombre más poderoso del mundo en campos como las artes plásticas, la música… y la cerveza, a la que Blomberg era muy aficionada, pasión que logró transmitir a Carlos V, convirtiéndola en parte esencial de la dieta imperial.
En principio, hace cuatro años, Cervecera Artesana sacó al mercado su Blomberg Original, donde el maestro cervecero Jonathan Coosen seguía la receta traída por la corte imperial desde Flandes, una bebida de color dorado intenso y un amargor controlado, ideal para acompañar migas o caldereta de cabrito.
Pronto surgió una variante de ésta, la BIO, cuyos componentes, avena, trigo y cebada, provienen de cultivos ecológicos, dando un paso más en la asimilación al recetario original.
No se quedaron ahí, en su búsqueda de nuevos sabores dieron otro paso creando la Blomberg Blanca Weissbier, elaborada al modo de Baviera, patria chica de Bárbara Blomberg, con más presencia de malta de trigo, un dorado algo turbio y un sabor suave, indicado para acompañar ensaladas y pescados, como el zorongollo o la trucha del Jerte.
Pero el paso más atrevido ha sido incorporar sabores que, en principio, poco tienen que ver con la ortodoxia en la elaboración cervecera. Así, utilizando miel de Las Hurdes, se dio con la receta de Blomberg Caramel, una cerveza que deja gusto a regaliz, chocolate y miel, de color intenso caramelo y espuma morena, con la que acompañar platos como la Torta del Casar, y alimentos hasta ahora tan lejanos del maridaje con la cerveza como los bombones de higo de Almoharín o la picota del Jerte.
Y hace unos días la firma presentaba su, hasta ahora, última innovación: la Blomberg Triple, de alta graduación para lo que se estila en cerveza (7,9º) y que incorpora pimentón dulce de Denominación de Origen La Vera, todo un atrevimiento que se completa con un toque de cilantro. Esta cerveza está elaborada con el método triple belga, y presenta un color dorado turbio, un aroma intenso y un sabor que pasa de un toque ligeramente dulce al amargo. En principio, el cilantro no estaba, pero en las sucesivas pruebas se vio que podía contrarrestar el efecto de usar solo pimentón, que daba una cerveza muy fuerte y seca. Así, el sabor se equilibra y logra una delicia de sensaciones desconocidas.
Al ser todo el método de elaboración artesanal, la empresa apenas produce 4.000 litros de todas sus variantes al mes. Eso sí, todas llevan la leyenda La Pasión de Carlos V, y es que seguro que el emperador y Bárbara hubieran disfrutado de lo lindo con los ‘inventos’ de estos cerveceros.